Noticias de Salud: El consumo de café podría reducir el riesgo de enfermedades hepáticas.

En una mesa redonda del  Instituto de Información Científica del Café (ISIC) sobre “Cuidado del hígado: café, cafeína y factores de estilo de vida”, se destacó el papel potencial del consumo de café en la reducción del riesgo de enfermedades hepáticas, entre ellas el cáncer de hígado y la cirrosis.

Los participantes en la mesa redonda, incluidos académicos, médicos y representantes de asociaciones nacionales hepatológicas de siete países europeos, se reunieron para analizar las investigaciones más recientes sobre la salud del café y el hígado y los potenciales mecanismos detrás de un menor riesgo sugerido de enfermedad hepática.

 

La mesa redonda, celebrada en la  Royal Society of Medicine de Londres, estuvo presidida por Graeme Alexander, del University College London.Carlo La Vecchia, profesor de Estadística Médica y Epidemiología del Departamento de Ciencias Clínicas y Salud Comunitaria de la Universidad de Estudios de Milán, Italia, expuso las últimas investigaciones sobre la salud del café y el hígado y los posibles mecanismos. El debate grupal se centró en la mejor forma de difundir los últimos hallazgos y desafíos tanto para las asociaciones del hígado como para los profesionales de la salud.La enfermedad hepática es una preocupación importante en toda Europa, donde la enfermedad hepática crónica es la quinta causa más común de muerte. Aproximadamente, 29 millones de personas en la Unión Europea padecen una enfermedad hepática crónica.

Los principales hallazgos de investigación destacados en el informe incluyen que metaanálisis han sugerido que el consumo de café en comparación con ningún consumo de café está ligado con una reducción de hasta el 40% del riesgo de cáncer de hígado, aunque parece ser una relación dependiente de la dosis. Una investigación de Estados Unidos e Italia sugiere que el consumo de café se asocia constantemente con un menor riesgo de cirrosis, con una posible reducción del riesgo del 25-70%. La investigación sugiere una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de enfermedad hepática crónica, con una reducción de riesgo promedio de 25-30% en pequeños consumidores de café y hasta del 65% en grandes consumidores de café.

Durante la mesa redonda, Alexander sugirió que es probable que el cáncer de hígado se desarrolle a partir de una enfermedad hepática existente y propuso que la relación entre el consumo de café y un riesgo reducido de cáncer de hígado podría vincularse con un efecto del consumo de café en la enfermedad hepática.

Uno de los principales temas discutidos en la mesa redonda fue el diagnóstico de enfermedad hepática y el hecho de que la mayoría de los pacientes desconocen su enfermedad. A pesar de que el hígado es un órgano vital, la percepción en algunos países europeos es que la salud del hígado no se considera una prioridad tan alta como otras patologías, como la enfermedad cardiaca.

 

Alexander comentó que "la enfermedad hepática está en aumento en toda Europa y es importante que entendamos cómo el café, una de las bebidas más populares en el mundo, y la dieta afectan a la enfermedad. La investigación sugiere que el café puede reducir el riesgo de enfermedades del hígado y es importante que los pacientes tengan acceso a la información dietética y al consejo de los profesionales de la salud de una manera que les sea fácil de entender y actuar".

     

Fuente: https://goo.gl/n9gJY7 

0 comentarios

ANSIEDAD

 

 

 

Este es el inicio y, por primera vez, haremos mención del tema en este blog, no pretendemos una exhaustiva revisión de este trastorno pero el autor sera práctico en compartirlo con ustedes por tips o tópicos y cada vez sera enriquecido y actualizado según nuestra practica privada y lo que encontramos en la revisión literatura medica. 

 

Leer más 0 comentarios

El magnesio contribuye a mejorar la enfermedad real crónica.

Investigadores del  Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic) , el  Hospital Universitario Reina Sofía y la  Universidad de Córdoba (UCO) han demostrado por primera vez que en modelos experimentales de insuficiencia renal el déficit de magnesio favorece el desarrollo de calcificaciones vasculares que se corrigen con la administración de un suplemento de este mineral, e incluso revierte las calcificaciones ya establecidas.
 
Según informa el Imibic, los investigadores, que han publicado estos estudios en las revistas  Kidney International y   Nature: Scientific Reports , han hallado que el efecto positivo del magnesio oral administrado se debe a una reducción de la absorción intestinal de fósforo, evitando que se acumule y que dañe la función del endotelio vascular (capa interna que recubre los vasos sanguíneos), lo que repercute en un aumento de la supervivencia.
 
Además, los responsables de estos estudios, liderados por Mariano Rodríguez, han observado que un moderado suplemento de este mineral puede disminuir la calcificación sin afectar la estructura del hueso. En cultivos celulares se necesita un moderado incremento de magnesio para que las células madre pluripotenciales se conviertan más eficazmente en células óseas.
 
Los resultados de esta investigación concluyen que niveles bajos de magnesio deben ser corregidos haciendo una aportación de este mineral, para prevenir el desarrollo de calcificaciones vasculares asociadas a la enfermedad renal.

 

Fuente: 

 

© de la selección de noticias, 2017 Elsevier España, S.L.U.
Referencia:
http://www.kidney-international.org/article/S0085-2538(17)30298-3/fulltext
0 comentarios

Hacia la Micronutrición

Tradicionalmente, la ciencia de la nutrición y el saber médico concerniente a este campo se ha concentrado casi exclusivamente en los llamados macro-nutrientes, relegando a un segundo plano, en el mejor de los casos, a los denominados micro-nutrientes, los cuales pueden ser un eslabón perdido en el mantenimiento y restauración de nuestra salud y bienestar.

 

¿Qué son cada uno de estos Nutrientes?. El tema podría ser tan extenso como la nutrición misma pero a grandes rasgos podemos anotar algunos conceptos.

 

En primer lugar la clasificación entre macro y micro-nutrientes, realmente tiene su base es aspectos más cuantitativos que cualitativos, es decir, se base en la cantidad que requerimos consumir proporcionalmente de cada uno de estos grupos, más que ha su importancia relativa. Mientras los primeros pueden ser requeridos en cantidades de varios cientos de gramos, los requerimientos de los segundos generalmente no superan los miligramos o micro-gramos.

 

Los macro-nutrientes son el grupo de alimentos que consumimos en mayor volumen, son los ladrillos con los cuales se construye nuestro cuerpo y el combustible que lo alimenta. Se dividen en  proteínas, carbohidratos y lípidos, de los cuales todos seguramente hemos escuchado algo y solemos tenerlos en cuenta para el recuento de calorías que pareciera ser lo único a lo que le prestamos atención en la nutrición actual.

 

En el otro lado del espectro, y un tanto olvidados, se encuentran los llamados micro-nutrientes, por no requerirse en tan elevadas cantidades como los anteriores -pero de ninguna manera menos importantes-. Estos son básicamente las vitaminas, los minerales u oligoelementos. Son poderosos agentes catalíticos del metabolismo, sin los cuales la mayoría de los procesos fisiológicos y bioquímicos en nuestro organismo no se podrían llevar a cabo o de la manera correcta.

 

El mundo médico se empezó a interesar por ellos, cuando se descubrió que su déficit severo era la causa de las hoy exóticas y quizás casi extintas patologías como el escorbuto, el beriberi, el raquitismo o algunos tipos de bocio por deficiencia de yodo.

 

Lo que aún no es tenido en cuenta, suficientemente, es el estado sub-óptimo o sub-carencial de los micro-nutrientes, en las diferentes patologías o estados de salud.

 

El punto es que muchas enfermedades crónico degenerativas, los procesos de envejecimiento y la predisposición al cáncer puede verse favorecidos o acelerados por el déficit de dichos micro-nutrientes, así como su suplencia adecuada podría mejorar dichas condiciones.

 

Podemos con relativa facilidad ponderar que cantidad y porcentaje consumimos o requerimos de proteínas, carbohidratos y lípidos. Sin embargo, no podemos cuantificar, con igual precisión, nuestros requerimientos y consumos diarios de minerales como el magnesio, el cobre, el níquel, selenio o de vitaminas como la tiamina, el ácido ascórbico, la riboflavina, el calcitriol, etc.

 

Esta quizás no tan nueva frontera del conocimiento médico y nutricional es el eje central de las llamadas medicinas del terreno, de funciones o, más actualmente, Medicina Funcional.

 

 

0 comentarios

Flores de Bach

Desde tiempos remotos siempre se ha considerado que el origen de la enfermedad trasciende el aspecto meramente físico del ser humano y tiene su génesis en la vida del alma.

 

Alineado con esta premisa, el doctor Edward Bach, médico inmunólogo, microbiólogo y homeópata inglés, quien vivió a principios del siglo XX, desarrolló la Terapia con Esencias Florales.

 

El Dr. Bach postulaba que la enfermedad física era la manifestación material de un trastorno en la vida del alma, que a través de diferentes estados y conflictos emocionales como el miedo, el enojo, el odio y otros más, se manifiesta  en la forma física a manera de enfermedad.

 

Consciente entonces que solo a través de superar estos aspectos negativos de la personalidad podría obtenerse la verdadera curación, desarrolló su sistema de floral. Genial por su simplicidad y efectividad.

 

Tuvo especialmente en cuenta que los defectos no se superarán combatiéndolos o reprimiéndolos sino desarrollando o cultivando la virtud opuesta a estos, ya que la oscuridad es simplemente ausencia de luz y no tiene existencia por si misma.

 

Y esa luz que ayudaría a apartar  las tinieblas de nuestra personalidad, es la luz del alma que nos dicta nuestro verdadero destino y que solo cuando la escuchamos logramos desarrollar la plena potencialidad de nuestro ser, de lo contrario enfermamos.

 

Descubrió el doctor Bach, que esta luz es captada por las plantas directamente del Sol (no solo a nivel físico sino también espiritual), concentrándola en sus flores, las cuales manifiestan diferentes virtudes que se pueden  infundir a nuestras personalidades, a través de sus esencias.

 

El sistema floral de Bach consta en total de 38 esencias y el Rescue Remedy, remedio de emergencia que surge de la combinación de algunas de ellas. Cada una de estas esencias ayudan a superar, a través de  la virtud positiva correspondiente, diferentes estados emocionales que causan sufrimiento y aflicción en las personas.

 

Una de los escritos más representativos del Dr. Bach, al cual se puede dirigir el lector, es el libro "Cúrese Usted Mismo".

 

En una próxima publicación seguiremos apliando este apasionante tema de la Terapia con Flores de Bach.

 

Andrés F. López S. MD.

 

https://medium.com/@vitalis.medica/b645751029f4

1 comentarios